domingo, 19 de febrero de 2017

2017

Hay que empezar por algun sitio, asi que quiza esta postal de 1970 nos ayude a entender como estaban los arcos que en 2016 conociamos rellenos de hormigon. Por entonces estaban  al aire, igual que los que ahora se han cubirerto de hormigon y tierra.

2017



BALUARTE DE LA TRINIDAD

Acabada la rehabilitación del Baluarte de la Trinidad, nuestro Alcalde ya ha girado visita al monumento. A falta de un más que posible exorno vegetal/floral, el aspecto del monumento se ha vuelto irreconocible para aquellos que lo hemos conocido con la formalidad con  que se pensó en los años 50. Algunas postales nos lo enseñan con los arcos vacíos de tierra, tras la retirada del terraplén que daba forma al paseo superior y dejando las cañoneras sin sustentación, lo que trajo consigo la perdida de alguna de ellas. Otras postales posteriores lo muestran con el relleno de hormigón realizado para evitar el derrumbe, más que evidente, en que se encontraba el muro que soportaba dichas cañoneras. A pesar de ese refuerzo, que es al que nuestra vista ha estado acostumbrada, las zapatas de cimentación estaban al aire.  Ello restaba firmeza al esfuerzo de las mismas, pudiendo desalinearlas, y propiciando un más que posible desplazamiento, algo que las tenía rajadas. Al mismo tiempo, gracias a la falta de tierra, se pierde el empuje que esta ejerce contra los arcos, aliviando la presión. Los arcos no se han desgajado y caído, precisamente por la falta de esa tierra. Pero eso no podía durar siempre. Y el estado de deterioro era, en 2014, muy grave.  
 Por esas fechas andaba yo haciendo fotos en las murallas de dicho baluarte. Esas fotos son, a fecha de hoy, muy recientes. No entran en la idea básica de mi blog, que me obliga a esperar años para que las fotos sean ya irrepetibles.  Sin embargo, las hechas en ese año, tienen ya toda la validez de fotos antiguas e irrepetibles. Ya no hay manera de volver al pasado, ni de fotografiar aquello que se nos quedó en el tintero.          
Pero olvidemos eso.   El reciente muro de hormigón, el relleno del espacio creado entre este y la muralla, el terraplén añadido, tan importante para sujetar los arcos y que no vuelvan a temer desprenderse. El rebaje del nivel del suelo, la aparición de la muralla medieval, el traslado de la cruz y los esbozos de los evangelistas, etc. Todo esto ha creado un ámbito nuevo, aprovechable por los vecinos para asomarnos y tratar de ver  lo que en otro tiempo, otros antes que nosotros, tenían la capacidad de hacer. Claro que, el parque y los bloques restan lucidez a lo que digo, pero no por eso la imaginación no puede ayudarnos en la tarea. Subamos y observemos. Yo pienso hacerlo. Seguro que vemos algo que antes estaba fuera de nuestro alcance.

Aunque este no es el motivo de lo que escribo.  Tengo por costumbre dejar pasar un tiempo antes de revisar lo que fotografío, a no ser que alguien lo necesite, de forma que luego puedo centrarme mejor en lo que veo. He interpretarlo las fotos de 2014,     a mi manera, claro.    Y eso es lo que les propongo, interpretar, puesto que las fotos han adquirido tintes viejos, y a no ser que los responsables de la obra hayan hecho algo mejor que lo mío y luego tengamos la suerte de que lo publiquen, me temo que van a tener solo mis fotos para rebatirme. Y espero que lo hagan.
Bien, ¿a qué me refiero? Pues a una tirada de fotos, hechas en la siesta, y antes de empezar los movimientos de tierra. Unos días antes del comienzo, había visto un paseo de pizarras en la parte derecha del baluarte, visto desde Ronda del Pilar. Esto no sería importante, ni siquiera por los nombres grabados en algunas de ellas, si no fuese porque en una lancha plana me pareció reconocer una figura a modo de muñeco que  me recordó los esgrafiados de Cheles, en la orilla del Guadiana. La curiosidad me pudo, y en cuanto tuve tiempo, me planté en la tranquilidad de las horas de siesta en el parque. Confieso que me costó mucho reconocer, entre pintadas y esgrafiados modernos, aquellos otros que de ninguna manera lo son.  En mi opinión, claro.  Pero una vez que entendí lo que buscaba, me resultó más fácil. Eso es lo que presento ahora. Algo que les va a sorprender, y que si alguien que vea este trabajo tiene algo igual pero con mejor calidad, me gustaría compartirlo.
Aquel día intenté recoger lo que me parecía interesante, y creo que lo era. En pasado, claro.  Hoy está todo enterrado.  Así que, un saludo y vamos a ello…

jueves, 26 de enero de 2017

1996

 Escalera de acceso


Tras la tala parcial y dias antes de su derrumbe.

1996

 Escalera de acceso a los jardines del vivero
 Tomando un descanso
 Escaleras de acceso al vivero
Alberca y pozo

1996

 En primer plano el pozo.
 Y en segundo plano las escaleras de acceso.

Imagenes de la alberca.

1996

 Canal, el agua corre aun por el vivero.


 Tiempo despues, por diversas causas, el abandono se hace cargo del vivero.
Un pozo mantenia llena esta alberca para el riego a pie.

1996

 Vista desde la Avenida.  He encontrado algunos negativos de los antiguos jardines de el vivero, en la avenida de malaga.
 Tapia de Obras Publicas
 Vista desde el Azcona
 Tapias de Obras Publicas
Antiguo muro de contención de acerado y viales

2004


 Vista del El Campillo






He encontrado otras imagenes de la Galera, ya hace años, donde se aprecia tambien en estado que tenia por entonces.

sábado, 29 de octubre de 2016

1998

















Aunque el entorno es el mismo, eso esta claro, la disposicion ajardinada nos muestra el semiabandono y el estado agrestre de los jardines. Hoy todo esta cuidado, y lo que es mas importante, respetado. Esperemos que dure mucho.

1998




















Ahora que hemos terminado de ver la restauración de los jardines de La galera y el tramo de muralla abaluartada, me he puesto a buscar algo mas y he encontrado esto. El cambio es tremendo.